7 de octubre de 2013

Lectura #8 “Trópico de Cáncer” Henry Miller

1001 libros que leer antes de morir.
Número en la lista: 357

Cuando me preguntaron por qué me gusta leer a Henry Miller, solo pude contestar diciendo que Miller escribe como Orozco dibuja, con honestidad, con fuerza y crudeza, siendo humano y nada más. Leo este libro por recomendación y luego me doy cuenta de que se encuentra en mi lista, ¡tremenda lista! me hace pensar que nuca la voy a terminar, pero no me importa, solo es una lista. Lo que realmente me importa es cada una de las experiencias y anécdotas que voy viviendo conforme leo cada uno de mis libro, que si patatín que si patatán, que si el trabajo, la tesis, la restauración, los vivos y los muertos, los que lloran, los que quieren llorar, los que fastidian y los que ignoran, los que viven, los que tienen reflujo, obesidad o los dientes podridos, todos los que me permiten ver, vivir y producir… que los que escriben.

Libro lleno de vida, testimonio del acto religioso donde uno se entrega por completo a su pensamiento y su hacer.

No sufro por este libro, pero ¡carajo!, como me gustaría hacerlo. Dejo aquí unas letras de Miller:

”Cuando un hombre está ardiendo de pasión, quiere ver las cosas; quiere verlo todo, verlas orinar incluso. Y, aunque es magnífico saber que una mujer tiene inteligencia, la literatura procedente del frío cadáver de una puta es lo último que se debe servir en la cama. Germaine estaba en lo cierto: era ignorante y lasciva, ponía alma y corazón en su trabajo. Era puta de pies a cabeza… ¡y ésa era su virtud!”

“Tú crees, pobre y mustio imbécil, que no soy digno de ella, que podría mancillarla, profanarla. No sabes lo apetitosa que es una mujer mancillada, ¡la lozanía que puede dar a una mujer el cambio de semen!”

“No es difícil estar solo, si eres pobre y fracasado. Un artista siempre está solo… si es un artista. No, lo que el artista necesita es sentirse solo.”





1 de octubre de 2013

Mañana es 2 de Octubre

“Los de Maíz en el suelo su sangre han derramado, 
como que sufren, como que están sufriendo, 
sus corazones fuertes buscan ver, pero en sus venas, 
enraizado el enojo no los deja caminar.” 

Entradas Destacadas...