19 de septiembre de 2014

Ausencia.

Aquí te entrego noche,
cada caña de mano cortada
a cambio de no vivir muerte
por su maldita ausencia. 

Yo soy ese desprevenido,
ingenuo mal vestido,
que busca su mirada bronca
entre la negra rama.

Soy del feo la presencia
de mirada ladrona, amarga,
que sin ser soy, que sin decir pide
labios negros de piel,
pies recios de campo.




No hay comentarios:

Entradas Destacadas...