19 de mayo de 2016

Ruta 11

Subieron a robar el camión en el que iba. Lo de siempre. Uno adelante, uno atrás y el tercero recoge las cosas.

Muchos fingen no tener celulares, los esconden en su mochila o entre las nalgas. Con golpear al primero que dice: No traigo. El resto se espanta y coopera.

Algunos cargan con señuelos, teléfonos viejos e inservibles que donan a la causa. Yo no hago nada, con esta cara casi nadie me roba, y cuando pasa, pues pasa.

Esta vez, lo mismo. Los tres tipos gritoneando y violentando a las pasajeras. Fue distinto cuando reconocí al que recogía las cosas... Iba conmigo en la secundaria. Se hizo el tonto. Para no flaquear de maricón frente al otro par, a mí me gritó más, -¡¿Ya cabrón... o qué?!

En sus ojos había vergüenza. Mirada infantil.
Saqué mis cosas y las entregué. La mujer a mi lado apretaba sus manos y ojos, gimoteaba. Todo fue rápido, llegué a la hora de siempre a mi casa.

No hay comentarios:

Entradas Destacadas...